LOS MUNICIPIOS

AMACUZAC
AYALA
ATLATLAHUCAN
AXOCHIAPAN
COATLAN
CUERNAVACA
CUAUTLA
HUITZILAC
JANTETELCO
JIUTEPEC
JOJUTLA
JONACATEPEC
MAZATEPEC
MIACATLAN
OCUITUCO
PUENTE DE IXTLA
TEMIXCO
TEMOAC
TEPOZTLAN
TEPALCINGO
TETECALA
TETELA
TLALNEPANTLA
TLALTIZAPAN
TLAQUILTENANGO
TLAYACAPAN
TOTOLAPAN
XOCHITEPEC
YAUTEPEC
YECAPIXTLA
ZACATEPEC
ZACUALPAN
ZAPATA

Mapa del municipio de Ayala, Morelos, México y los municipios colindantesEl municipio de Ayala, se encuentra en la parte central del estado, y se ubica entre los 18 46' minutos de latitud norte y los 98 59' de longitud oeste, a una altura de 1220 metros sobre el nivel del mar, limita al norte con los municipios de Yautepec, Cuautla y Yecapixtla, al sur con Tepalcingo y Tlaquiltenango; al este con Temoac, Jantetelco y Jonacatepec y al oeste con Tlaltizapán y Yautepec. La distancia aproximada a la capital del estado es de 60 km.
Tiene una extensión territorial de 345.688 kilómetros cuadrados y representa el 6.97% con respecto a la superficie del estado.

En 1603 Don Nicolás Abad, manda construir una hacienda de labor conocida como la hacienda de San Francisco Mapachtlan.
En1750 sel construye la iglesia con su propio patrón.
En 1799 la congregación de San José Mapachtlan, es elevada a presidencia auxiliar dependiendo de Cuautla de Amilpas.
En 1834 por iniciativa del Congreso Legislativo del Estado de México, es elevado a la categoría de pueblo.
En 1868 el 13 de mayo de ese año, siendo gobernador provisional el Lic. Cayetano Gómez Pérez, erigiendo en el estado de México y en el distrito de Morelos, la municipalidad de San José de Mapachtlan, cambiando su dominación a Villa de Ayala, en honor al Insurgente Francisco Ayala.
En 1869 el 17 de abril el municipio de Ayala, forma parte del nuevo estado de Morelos.
1934 el 11 de abril, el Honorable Congreso del Estado aprobó la Ley de División Territorial del Estado de Morelos, cuyo articulo 6, denomina nuestro municipio "Ayala" y la cabecera municipal también "... A la Villa de Ayala".
1961 el 28 de noviembre la Villa de Ayala se convierte en la capital del estado libre y soberano de Morelos en 50 aniversario de la promulgación del "Plan de Ayala".
1976 el 17 de marzo el Honorable Congreso Local eleva la categoría de ciudad al centro de población, denominado Ayala, cabecera del propio municipio de Ayala.

Coronel Francisco Ayala. (1760 – 1812) Coronel de las fuerzas insurgentes, participó en el rompimiento del glorioso sitio de Cuautla a lado del generalísimo Don José María Morelos y Pavón, del 19 de febrero al 2 de mayo de 1812

General Emiliano Zapata Salazar (1879- 1919) Apóstol del agrarismo mexicano, promulgo el "Plan de Ayala" con el lema de "Tierra y Libertad".

Clima

El clima en este municipio es cálido subhumedo, este estrato climático, se localiza en alturas sobre el nivel del mar menores a 1400 mts., su precipitación y temperatura media anual es de 800 mm., y 24° c respectivamente, el viento tiene una dirección de noreste a suroeste. Clasificación propuesta por Koopen modificada por García (1964). Banco de información de 53 estaciones meteorológicas del campo experimental de Zacatepec, Morelos. Principales ecosistemas La vegetación es la de selva baja caducifolia, principalmente encontramos cubatas, casahuates, tulipanes, amates, framboyanes, guamuchil, guaje colorado, mezquite, palo dulce, bonete, tepejuaje, frutales tales como anono, chirimoyo, mamey, ciruelo y guayabo. La fauna también es muy variada, entre ellos tenemos al mapache o tejón, conejo, zorrillo, armadillo, tlacuache, coyote, urraca, zopilote, lechuza, gavilán, iguana y escorpión. Entre los peces se cuenta con bagre y mojarra.

Principales plagas y enfermedades:
Maíz, gusano cogollero y plagas de suelo. Sorgo, plagas de suelo enfermedad del ergot. CebollaTrips, minadores enfermedad alternaria porri. Arroz, quema del arroz piricularia. Frijol, mosquita blanca y minadores. Pepino, mosquita blanca y minadores. Caña de azúcar, barrenadores y plagas de suelo. En el aspecto ganadero las especies más predominantes son: bovino 5914 cabezas, porcino 3374, equino 1232, caprino 1990, ovino 172, aves 4,848,900 y abejas 153 apiarios La ganadería es principalmente de explotación extensiva, sin embargo muchos ganaderos están transformando sus explotaciones a semi-intensiva e intensivas.

Industria.
Este rubro se circunscribe al área que comprende "El Parque Industrial Cuautla", la segunda zona industrial en el estado, cuenta con 27 empresas en operación tales como la planta de almacenamiento y distribución de PEMEX, Combustibles de Morelos S.A. de C.V. quienes se encargan de surtir de combustibles a toda la región oriente, vidrio plano saint-gobain, Grupo Comercial Kasamar, Química y Derivados, preconcreto de alta resistencia, Roadsa, Alustar S.A.; CIMSA, Continental de Alimentos S.A.; Zapata Estampados de Exportación, Politec Internacional, Industrias Mikko, Fertilizantes Nacionales S.A. de C.V., entre otras. Fuera del parque industrial se encuentran las empresas Disogram Mexicana, Smrit de México, y Teneria de Morelos (Temola); la primera se dedica a las actividades de maquila para exportación, la segunda produce retenes y piezas de precisión y la ultima se dedica al curtido de pieles de ganado bovino.

Turismo.
Se tienen áreas naturales de esparcimiento como los balnearios "El Axocoche" que es ejidal, "El Colobri" que es particular, ambos cuentan con grandes espacios para estacionamiento y acampado, cuentan con seguridad entre otros aspectos; hay dos museos de interés histórico y cultural que son Casa Museo General Emiliano Zapata que es donde nació "el caudillo del sur" y la Ex-Hacienda de Chinameca en donde fuera arteramente asesinado el caudillo; la Ex-Hacienda de Apatlaco, la de Tenextepango, y la Iglesia de Anenecuilco, así como las ruinas arqueológicas de la Colonia Olintepec.

Comercio. Existen alrededor de 1200 comercios en donde se puede encontrar lo mas elemental como es: comida, ferreterías, loncherías, restaurant- bar y tiendas de abarrotes, vinos y licores, una gran parte de la población complementa su economía a base del trabajo en la agricultura y ganadería.

Distancia a la ciudad de Cuautla: se tiene solo a 30 minutos del punto más alejado de nuestro municipio

Gastronomía Se tienen una gran variedad de comidas típicas y guisos como el mole verde, mole rojo, pozole, mixiotes de res, de pollo, de cerdo y de pescado; barbacoa de res, pollo, de borrego y chivo. Centros turísticos Los centros turísticos estan integrados por los balnearios " El Axocoche "que es ejidal y El Colobri" que es particular, ambos cuentan con grandes espacios para estacionamiento y acampado, además del a seguridad entre otros aspectos.

Monumentos históricos 1.- Ruinas de Olintepec. 2.- Ex-Hacienda de Tenextepango. 3.- Ex-Hacienda de Coahuixtla. 4.- Parroquia de San José en Ayala 5.- Parroquia de San Miguel Arcangel de Anenecuilco. 6.- Parroquia de Santiago Apostol de Tenextepango. 7.- Kiosco de Ayala. 8.- Plaza Cívica Francisco Ayala. 9.- Monumento a Emiliano Zapata en el zócalo de Anenecuilco. En Tlayecac se cuenta con pinturas rupestres que se localizaron en la barranca la cuera (paso del diablo) y barranquillas de las torres (ojo de agua) así como una pirámide que se localiza a un costado de la ayudantía municipal ubicada en la calle 5 de mayo.En la Olintepec se cuenta con la zona arqueológica (rehabilitada a través del Instituto de Antropología e Historia.) Museos Casa museo de Emiliano Zapata en Anenecuilco, donde se presenta la exposición: vida, lucha, y muerte de Zapata. Museo ExHacienda de Chinameca, muerte de Zapata.


El texto íntegro de

Desde que os invité en la Villa de Ayala a verificar el movimiento revolucionario contra el déspota Porfirio Díaz, tuve el honor de que os hubierais aprestado a la lucha militando bajo mis órdenes, con la satisfacción de ir a la reconquista de vuestros derechos y libertades usurpadas. Juntos compartimos los azares de la guerra, la desolación de nuestros hogares, el derramamiento de sangre de nuestros hermanos, y los toques marciales de los clarines de la victoria. Mi ejército fue formado por vosotros, conciudadanos, nimbados por la aureola brillante del honor sin mancha; sus proezas las visteis desde Puebla hasta este jirón de tierra bautizada con el nombre de Morelos, donde no hubo más heroicidad que la de vosotros, soldados, contra los defensores del tirano más soberbio que ha registrado en sus páginas la historia de México y aunque nuestros enemigos intentan mancillar las legítimas glorias que hemos realizado en bien de la patria, el reguero de pueblos que ha presenciado nuestros esfuerzos contestará con voces de clarín anatematizando a la legión de traidores científicos que aún en las pavorosas sombras de su derrota, forjan nuevas cadenas para el pueblo o intentan aplastar la reivindicación de esclavos, de parias, de autómatas. de lacayos. La opresión ignominiosa de más de treinta años ejercitados por el revolucionario ambicioso de Tuxtepec; nuestras libertades atadas al carro de la tiranía más escandalosa, sólo comparable a la de Rusia, a la de África Ecuatorial; nuestra soberanía de hombres libres no era otra cosa que la más sangrienta de las burlas. La ley no estaba más que escrita y sobre ella el capricho brutal de la turba de sátrapas de Porfirio Días, siendo la justicia un aparato gangrenado, dúctil, elástico, que tomaba la forma que se le daba en las manos de jueces vanales y sujeto al molde morboso de los señores de horca y cuchillo. El pueblo mexicano pidió, como piden los pueblo cultos, pacíficamente, en la prensa y en la tribuna, el derrocamiento de la dictadura, pero no se le escuchó; se le contestó a balazos, a culatazos y a caballazos; y sólo cuando repelió la fuerza con la fuerza, fue cuando se oyeron sus quejas, y el tirano, lo mismo que la comparsa de pulpos científicos, se vieron vencidos y contemplaron al pueblo vencedor.

La revolución que acaba de triunfar, iniciada en Chihuahua por el invicto caudillo de la democracia C. Francisco I. Madero, que nosotros apoyamos con las armas en la mano lo mismo que el país entero, ha tenido por lema Sufragio efectivo. No reelección, ha tratado de imponer la justicia basada en la ley, procurando el restablecimiento de nuestros derechos y libertades conculcadas por nuestros opresores del círculo porfiriano, que en su acalorada fantasía aún conspiran por sus antiguos privilegios, por sus comedias y escamoteos electorales, por sus violaciones flagrantes de la ley. En los momentos de llevarse a cabo las elecciones para diputados a la legislatura del Estado, los enemigos de nuestras libertades, intrigando de una manera oprobiosa, me calumniaron a mí y al Ejército Libertador que representa nuestra causa, al grado de haberse mandado tropas federales a licenciarnos por la fuerza, porque los señores científicos así lo pidieron, para desarmarnos o exterminarnos en caso necesario, a fin de lograr los fines que persiguen en contra de nuestras libertades e insituciones democráticas.

Un conflicto sangriento estuvo a punto de realizarse: nosotros, yo y mi ejército, pedimos el retiro de las fuerzas federales, por ser una amenaza para la paz pública y para nuestra soberanía, e hicimos una petición justa al Supremo Gobierno y al señor Madero que la prensa recta y juiciosa de la capital de la República, comentó con su pluma en sabios conceptos en nuestro favor. Los científicos, como canes rabiosos, profirieron contra nosotros, vomitando injurias y calumnias, calificándonos de bandidos, de rebeldes al Supremo Gobierno, cosa que ha sido desmentida por la opinión pública y por nuestra actitud pacífica y leal al Supremo Gobierno y al señor Madero. Los enemigos de la patria y de las libertades de los pueblos, siempre han llamado bandidos a los que se sacrifican por las causas nobles. Así llamaron bandidos a Hidalgo, a Alvarez, a Juárez, y al mismo Madero, que es la encarnación sublime de la democracia y de las libertades del pueblo mexicano, y que ha sido el derrocador más formidable de la tiranía, que la patria saluda con himnos de gloria. El Jefe de la Revolución, don Francisco I. Madero vino a Cuautla y entre delegados de pueblos y jefes de mi ejército se convino, en bien de los principios que hemos defendido y de la paz de nuestro Estado, en lo siguiente:


Licenciamiento de Ejército Libertador.

Que a la vez que se licenciaba al Ejército Libertador, se retirarían las fuerzas federales del Estado;

Que la seguridad pública del Estado quedaría a cargo de fuerzas insurgentes de los Estados de Veracruz e Hidalgo;

Que el gobernador provisional de nuestro Estado sería el ingeniero Eduardo Hay;

Que el Jefe de las armas sería el Teniente Coronel Raúl Madero;

Que el sufragio de las próximas elecciones sería efectivo, sin amenazas y sin presión de bayonetas, y;

Que los jefes del Ejército Libertador tendrían toda clase de garantías para ponerse a cubierto de calumnias.

Estas fueron las promesas y convenios establecidos entre nosotros y el Jefe de la Revolución don Francisco I. Madero, quien expresó estar autorizado por el Supremo Gobierno para llevar a la vía de la realidad lo antes convenido. Si desgraciadamente no se cumple lo pactado, vosotros juzgaréis; nosotros tenemos la fé en nuestra causa y confianza en el señor Madero; nuestra lealtad con él, con la patria y con el Supremo Gobierno ha sido inmensa, pues mis mayores deseos, lo mismo que los de mi ejército, son y han sido todo por el pueblo de Morelos, teniendo por base la justicia y la ley.

El General Emiliano Zapata
Villa de Ayala, 27 de Agosto de 1911



Otro documento histórico de gran relevancia para la lucha agraria del pueblo de Morelos y de México es el Plan de Ayala que puede consultar en su texto íntegro siguiendo el enlace y que ya muestra un cambio en la postura de Emiliano Zapata frente a la figura de Francisco I. Madero, después de que éste traicionará los principios del Plan de San Luis que le sirvieron para hacerse del apoyo de los campesinos mexicanos, prometiéndoles un reparto de tierras justo, una vez que llegara a la presidencia de la república.


Texto íntegro del
Acta de ratificación del Plan de Ayala

Los suscritos, jefes y oficiales del Ejército Libertador que lucha por el cumplimiento del Plan de Ayala, adicionado al de San Luis.

Considerando que en estos momentos en que el triunfo de la causa del pueblo es ya un hecho próximo e inevitable, precisa ratificar los principios que forman el alma de la revolución y proclamarlos una vez más ante la nación, para que todos los mexicanos conozcan los propósitos de nuestros hermanos levantados en armas.

Considerando que si bien esos propósitos están claramente consignados en el Plan de Ayala, estandarte y guía de la revolución, hace falta aplicar aquellos principios a la nueva situación creada por el derrocamiento del maderismo y la implantación de la dictadura huertista, toda vez que el Plan de Ayala, por razones de la época en que fue expedido, no pudo referirse sino al régimen creado por el General Díaz y a su inmediata continuación, el gobierno maderista, que sólo fue la parodia de la burda falsificación de aquél.

Considerando: que si los revolucionarios no estuvimos ni pudimos estar conformes con los procedimientos dictatoriales del maderismo y con las torpes tendencias de éste, que sin escrúpulo abrazó al partido de los poderosos y engañó cruelmente a la gran multitud de los campesinos, a cuyo esfuerzo debió el triunfo, tampoco hemos podido tolerar, y con mayor razón hemos rechazado, la imposición de un régimen exclusivamente militar basado en la traición y el asesinato, cuya única razón ha sido el furioso deseo de reacción que anima a las clases conservadoras, las cuales, no satisfechas con las tímidas concesiones y vergonzosas componendas del maderismo, derrocaron a éste con el propósito bien claro de substituirlo por un orden de cosas que ya sin compromiso alguno con el pueblo y sin el pudor que a todo gobierno revolucionario impone su propio origen, ahogarse para siempre las aspiraciones de los trabajadores y les hiciese perder toda esperanza de recobrar tierras y las libertades a que tienen indiscutible derecho.

Considerando: que ante la dolorosa experiencia del maderismo, que defraudó las mejores esperanzas, es oportuno, es urgente, hacer constar a la faz de la República que la revolución de 1910, sostenida con grandes sacrificios en las montañas del sur y en las vastas llanuras del norte, lucha por nobles y levantados principios, busca primero que nada, el mejoramiento económico de la gran mayoría de los mexicanos, y está muy lejos de combatir con el objeto de saciar vulgares ambiciones políticas o determinados apetitos de venganza.

Considerando: que la revolución debe proclamar altamente que sus propósitos son un favor, no de un pequeño grupo de políticos ansiosos de poder, sino en beneficio de la gran masa de los oprimidos y que por tanto, se opone y se opondrá siempre a la infame pretensión de reducirlo todo a un simple cambio en el personal de los gobernantes, del que ninguna ventaja sólida, ninguna mejoría positiva, ningún aumento de bienestar ha resultado ni resultará nunca a la inmensa multitud de los que sufren.

Considerando: que la única bandera honrada de la revolución ha sido y sigue siendo la del Plan de Ayala, complemento y aclaración indispensable del Plan de San Luis Potosí, pues sólo aquel Plan consigna principios, condensa con claridad los anhelos populares y traduce en fórmulas precisas las necesidades económicas y materiales del pueblo mexicano, para lo cual huye de toda vaguedad engañosa, de toda reticencia culpable y de esa clase de escarceos propios de los políticos profesionales, hábiles siempre para seducir a las muchedumbres con grandes palabras vacías de todo sentido y de tal modo elásticas, que jamás comprometen a nada y siempre permiten ser eludidas.

Considerando: que el Plan de Ayala no sólo es la expresión genuina de los más vivos deseos del pueblo mexicano, sino que ha sido aceptado, expresa o tácitamente, por la casi totalidad de los revolucionarios de la República, como lo comprueban las cartas y documentos que obran en el archivo del Cuartel General de la Revolución.

Considerando: que la reciente renuncia de Victoriano Huerta no puede modificar en manera alguna la actitud de los revolucionarios, toda vez que el presidente usurpador, en vez de entregar a la revolución los poderes públicos, sólo ha pretendido asegurar la continuación del régimen por él establecido al imponer en la presidencia, por un acto de su voluntad autócrata, al licenciado Francisco Carvajal, persona de reconocida filiación científica y que registra en su obscura vida política el hecho, por nadie olvidado, de haber sido uno de los principales instigadores de los funestos Tratados de Ciudad Juárez, lo que lo acredita como enemigo de la causa revolucionaria.

Considerando: que la revolución no puede reconocer otro presidente provisional que el que se nombre por los jefes revolucionarios de las diversas regiones del país en la forma establecida por el artículo 12° del Plan de Ayala, sin que pueda transigir en forma alguna con un presidente impuesto por el usurpador Victoriano Huerta ni con las espurias cámaras legislativas nombradas por éste.

Considerando: que por razón de la debilidad del gobierno y la completa desmoralización de sus partidarios, así como por el incontenible empuje de la revolución, el triunfo de ésta es únicamente cuestión de días, y precisamente por esto es hoy más necesario que nunca reafirmar las promesas y exigir las reivindicaciones, los suscritos cumplen con un deber de lealtad hacia la República al hacer las siguientes declaraciones, que se obligan a sostener con el esfuerzo de su brazo y, si es preciso, aún a costa de su sangre y de su vida.

Primera. La revolución ratifica todos y cada uno de los principios consignados en el Plan de Ayala, y declara solemnemente que no cesará en sus esfuerzos sino hasta conseguir que aquéllos, en la parte relativa a la cuestión agraria, queden elevados al rango de preceptos constitucionales.

Segunda. De conformidad con el artículo 3° del Plan de Ayala, y en vista de que el exGeneral Pascual Orozco, que allí se reconocía como Jefe de la Revolución, ha traicionado villanamente a ésta, se declara que asume en su lugar la jefatura de la revolución el C. General Emiliano Zapata, a quien el referido artículo 3° designa para ese alto cargo, en defecto del citado exGeneral Orozco.

Tercera. La revolución hace constar que no considerará concluída su obra sino hasta que, derrocada la administración actual y eliminados de todo participio en el poder los servidores del huertismo y las demás personalidades del antiguo régimen, se establezca un gobierno compuesto de hombre adictos al Plan de Ayala que lleven desde luego a la práctica las reformas agrarias, así como los demás principios y promesas incluídos en el referido Plan de Ayala, adicionado al de San Luis.

Los suscritos invitan cordialmente a todos aquellos compañeros revolucionarios que por encontrarse a gran distancia no se hayan aún expresamente adherido al Plan de Ayala, a que desde luego firmen su adhesión a él, para que la protesta de su eficaz cumplimiento sirva de garantía al pueblo luchador y a la nación entera que vigila y juzga nuestros actos.

Reforma, Libertad, Justicia y Ley

Campamento Revolucionario
San Pablo Oxtotepec, 19 de junio de 1914

Firmas:
Generales: Eufemio Zapata, Francisco V. Pacheco, Genovevo de la O., Amador Salazar, Ignacio Maya, Francisco Mendoza, Pedro Saavedra, Aurelio Bonilla, Jesús H. Salgado, Julián Blanco, Julio A. Gómez, Otilio E. Montaño, Jesús Capistrán, Francisco M. Castro, S. Crispin Galeana, Fortino Ayaquica, Francisco A. García, Ingeniero Angel Barrios, Enrique Villa, Heliodoro Castillo, Antonio Barona, Juan M. Banderas, Bonifacio García, Encarnación Díaz, Licenciado Antonio Díaz Soto y Gama, Reynaldo Lacona.
Coroneles: Santiago Orozco, Jenaro Amezcua, José Hernández, Agustín Cortés, Trinidad A. Paniagua, Everardo González, Vicente Rojas.

 

 

 



Ayala

"Lugar en donde hay muchos mapaches"

Información de los Municipios de Morelos
InfoMorelos